El Concejo deliberante de Plaza Huincul aprobó por unanimidad un exhaustivo pedido de informes dirigido a los síndicos municipales que incluye desde el padrón de proveedores con la deuda a cada uno de ellos hasta el domicilio de funcionamiento de la sindicatura detallando la oficina y el personal con que cuenta. La solicitud podría acarrear un nuevo conflicto entre Ejecutivo y deliberante, luego de algunas palabras cruzadas entre el intendente Giannattasio y el concejal Iril en la reunión de comisión hace unos días atrás.

La comunicación impulsada por el riosequismo con apoyo del resto de los bloques, está dirigida al Contador Osvaldo Gutiérrez y Daniel Vidondo, síndicos titulares de la comuna y establece que en un plazo de 48 horas se brinde domicilio de funcionamiento, con detalle del número de oficina; en el segundo copia de la cuenta corriente proveedores de los ejercicios 2015, 2016 2017 y primer trimestre 2018.

En el tercero reclama los gastos de la secretaría de Obras Públicas en el año 2017 en todas las obras públicas de la comuna incluyendo “obras varias”; “cementerio”; “veredas”, “bacheo y repavimentación”; “Red de agua”, “remodelación de plazas, parque y paseos”; redes de agua, cloacas y gas, entre otras varias.

En total, el bloque del FyPN pidió registros de gastos de 18 obras públicas de la ciudad ejecutadas en 2017.

Los tironeos por los pedidos de informes entre oficialismo y oposición tienen mucha historia en Plaza Huincul. Llegó a haber más de 60 y el intendente Giannattasio alegó que esa cantidad requería una oficina específica para atender todos esos expedientes. En síntesis, la situación se trabó y el proceso desembocó en la justicia y en una parálisis de la gestión.