Un nuevo cultivo biotecnológico, una clase de papa libre de virus PVY desarrollada por el Conicet (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas), fue autorizado para su comercialización por el Ministerio de Agroindustria de la Nación.

La aprobación había sido solicitada por la firma Tecnoplant y tendrá un importante impacto en la producción y comercialización, ya que se trata de un desarrollo de resistencia genética que puede generar interés a nivel internacional.

Los cultivos de este tubérculo son susceptibles a contraer muchas enfermedades provocadas por agentes fitopatogénicos, como virus, bacterias y hongos, lo que provoca pérdidas considerables que en algunos casos pueden alcanzar hasta el 70 por ciento de la producción.

El nuevo cultivo permite en forma simultánea bajar costos de manejo y optimizar la calidad del producto final que llega al consumidor, además bajará la tasa de renovación de semillas y mejorará los rendimientos de cada campaña.

El secretario de Alimentos y Bioeconomía, Andrés Murchison, consideró que esta medida “atiende el reclamo de las cadenas productivas y del sector biotecnológico, en relación a desburocratizar y decidir sobre la aprobación de nuevas tecnologías para el sector”.