El Ministerio de Transporte de la Nación permitirá, a partir de setiembre, que los servicios de colectivos de larga distancia puedan vender pasajes sin restricciones tarifarias para destinos de todo el país que se vendan con diez días de anticipación.

Esta nueva modalidad “bajo costo” forma parte de una serie de medidas que está llevando adelante el Estado nacional para modernizar el sector y mejorar su competitividad.

Estos cambios permitirán a los pasajeros encontrar más ofertas con mejores precios y promociones en momentos de temporada y en viajes con baja ocupación.

Y para las empresas esta medida es una más dentro de un plan de actualización regulatoria que busca darle mayor competitividad y eficiencia.

Desde 2017, por ejemplo, los operadores planifican su oferta según su demanda real luego de que se les permitió incrementar o disminuir hasta un 50 por ciento las frecuencias semanales de sus viajes, en relación a la frecuencia otorgada por el permiso de explotación.

Otro de los cambios implementados fue el descongelamiento del parque automotor, cerrado desde 2013, lo que habilita a los operadores a disponer de más unidades para incrementar sus servicios cuando la demanda lo requiera.

Y se habilitó la posibilidad de que las empresas conformen “Consorcios de Cooperación”, lo que en el sector aéreo se denomina “código compartido”, para que dos o más operadores de un mismo corredor puedan explotar las trazas de manera conjunta, unificando parque, boleterías y predios con el objetivo de disminuir los costos de operación.