El autor de uno de los goles que marcó el descenso de Millonario en 2011 aseguró que pudo haber jugado con la azul y oro si solo se contactaban con su representante.

César Pereyra es reconocido por los hinchas de Boca por convertir uno de los goles que marcó el descenso de River en 2011 durante su etapa en Belgrano. Y para agregarle un poco de morbo a la situación, el actual delantero de Blooming de Bolivia se animó a confesar su fanatismo por los colores azul y oro.

“Yo de chiquito era hincha de Boca, toda mi familia, el pueblo. Te imaginarás que el ascenso tuvo un sabor doble, así que fue algo pendiente en mi carrera, obviamente estoy pidiendo eso, pero hubiese sido el sueño consciente", declaró el Picante en un diálogo con Camino al Vestuario (FM Club Radio).

Pasaron siete años desde aquella hazaña en el Monumental contra el equipo de J.J. López, pero recién hoy el jugador reconoció que si la dirigencia de Boca se hubiese contactado con su representante, habría podido concretar su llegada sin inconvenientes.

"En ese momento uno no se daba cuenta, pero cada vez que me cruzo con hinchas de Boca me lo hacen notar. Hubiera sido muy lindo haber jugado ahí después de todo lo que pasó", cerró.